Llama

Carbonería Parras

Llama

EL CALOR DE SIEMPRE AÚN EXISTE

Dentro de la carbonería

Panorámica de la carbonería

A continuación van algunas imagen de diversos rincones del interior de la carbonería. Algunas fotos son mías (las que no están firmadas) y otras son de los fotógrafos que de vez en cuando se pasan a visitar la tienda.

RESTOS
----------
Recuerdos nebulosos de un lugar oscuro,
casi negro todo;
casi perdida memoria de algo que se sentía cual magia (¿negra?),
como cine antiquísimo:
al mismo tiempo real e irreal.
Entrar en la carbonería era
como entrar en otro mundo,
en un tiempo/espacio hecho de cielos.. infiernos..:
tiempo perdido de niño con ojos de carbón y fuego,
de corazón queriendo adentrarse en los misterios de la negritud,
de la oscuridad productora de luz y calor;
como levitando iba por esos recintos irreales, inconmesurables,
incomprensibles;
absorto de que pudiesen existir, de que pudieran ser verdad..
pensando que tras todo aquello estarían seguramente magos.. brujas..;
que el carbonero, con su negra sonrisa y blanquísimos dientes,
no sería otra cosa que un empleado del más allá.
Feliz ante cada visita al averno/cielo,
feliz de sentir "eso otro", de poder tener la oportunidad de adentrarse,
de conectar con esos otros mundos.
Niño perdido en la oscuridad de su tiempo,
del tiempo mortal que todo lo arrastra.
Al final solo quedaron algunos retazos
de lo extraño, negro, volatil...

Pepín